Categoría | Holomedicina, SIDA

Las bacterias intestinales pudieran ayudar al progreso del SIDA

 

Los cambios en la flora intestinal podría ayudar a explicar por qué los pacientes con VIH tratados con éxito, sin embargo experimentan las enfermedades crónicas antes que los que no están infectados, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de California en San Francisco. Estos cambios en las bacterias del intestino pueden perpetuar la inflamación desencadenada inicialmente por la respuesta inmunitaria del cuerpo al  VIH.

Microbioma-HIV

Los hallazgos, publicados en la revista Science Translational Medicine, apoyan a investigaciones recientes que apuntan a la inflamación persistente como una posible causa de la aparición temprana de enfermedades crónicas comunes en pacientes con VIH. Aunque ahora los pacientes con HIV pueden vivir durante décadas sin la destrucción del sistema inmunitario y la muerte debido a la infección gracias al tratamiento de por vida con medicamentos antirretrovirales, del mismo modo, en la población general, la inflamación en curso se ha relacionado en algunos estudios a condiciones crónicas, tales como las enfermedades del corazón, la demencia y la obesidad.

Los autores querían entender lo que permite que el virus persista en los pacientes que tienen la enfermedad del VIH, incluso después del tratamiento. En este estudio, se observa que las bacterias en el intestino pueden jugar un papel muy importante.

El microbioma humano es la colección de microbios vivos que habitan en el cuerpo humano y se estima que los seres humanos tienen alrededor de 10 veces el número de células bacterianas que células humanas, y estudios anteriores han demostrado que algunos de los microbios que se encuentran dentro de los intestinos son capaces de conducir la respuesta inmune.

Los autores pensaron entonces que el microbioma intestinal pudiera ser diferente en los individuos infectados por el VIH, y que el alto grado de activación inmune en los pacientes podría estar asociado con, y posiblemente debido a, la presencia de determinados miembros de la comunidad bacteriana.

Los autores identificaron especies bacterianas en las muestras de pacientes biopsiados mediante el seguimiento de un gen que es distinto entre las diferentes especies bacterianas.

Los investigadores compararon siete pacientes no tratados por el VIH, incluyendo seis con infección activa y un paciente a largo plazo que nunca desarrolló SIDA; 18 pacientes con VIH en quienes el tratamiento farmacológico actual ha reducido el VIH en la sangre hasta niveles indetectables, y nueve individuos no infectados emparejados por otros problemas de salud.

Encontraron que las personas infectadas por el VIH tienen un microbioma intestinal muy diferente a las personas que no están infectadas. Particularmente, las personas infectadas con VIH albergan más bacterias que pueden causar inflamación perjudicial, como Pseudomonas, Salmonella, E. coli y Staphylococcus.

Según los autores parece que los cambios en el microbioma perpetuan un círculo vicioso que conduce la inflamación en los pacientes infectados por el VIH. Por lo tanto un enfoque ecológico de la restauración para restaurar los patrones de colonización microbiana apropiada y de un saludable funcionamiento del microbioma intestinal pudieran a evitar el progreso de la enfermedad.

Los autores creen que la inflamación también puede desempeñar un papel en el mantenimiento de la persistencia del VIH, incluso en aquellos que no tienen virus que circula en el torrente sanguíneo.

Finalmente y curiosamente analizaron un paciente que a pesar de que tiene el virus VIH por más de 20 años y nunca ha recibido ningún tratamiento antiviral sin desarrollar el SIDA al ser analizado su microbioma resultó igual al de un paciente sin el virus HIV.

Los investigadores no creen que hay una sola especie bacteriana responsable de la interrupción de la integridad del intestino ni tampoco proponen un tratamiento bacteriano probiótico específico para restaurar la salud intestinal. Sin embargo,reconocen que la manipulación de las poblaciones microbianas es una idea prometedora para evitar el progreso de la inflamación y por ende del SIDA.

Referencia

I. Vujkovic-Cvijin, R. M. Dunham, S. Iwai, M. C. Maher, R. G. Albright, M. J. Broadhurst, R. D. Hernandez, M. M. Lederman, Y. Huang, M. Somsouk, S. G. Deeks, P. W. Hunt, S. V. Lynch, J. M. McCune. Dysbiosis of the Gut Microbiota Is Associated with HIV Disease Progression and Tryptophan CatabolismScience Translational Medicine, 2013; 5 (193): 193ra91 DOI:10.1126/scitranslmed.3006438

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia