Identifican 126 proteínas de un mamut lanudo de 43.000 años de edad

 

Un grupo internacional de científicos ha logrado identificar 126 secuencias de proteínas distintas a partir de un hueso de de un mamut lanudo (Mammuthus primigenius) de 43.000 años de edad. El estudio, publicado en el Journal of Proteome Research, es el primero en la identificación de secuencias de proteínas prehistóricas lo que podría ser utilizado para ayudar a identificar las especies, las relaciones evolutivas, e incluso tal vez, las enfermedades antiguas. Por lo tanto, el análisis proteómico podría ser utilizado como una alternativa al análisis del ADN ya que en las muestras fósiles el material genético es demasiado lábil.

Las secuencias de proteínas han sido previamente publicadas a partir de los fósiles de los dinosaurios, incluyendo un Tiranosaurio rex de 68 millones de años, y un Tiranosaurio hadrosaur de 80 millones de años, pero los resultados han sido objeto de controversia. Además, estos y otros estudios han identificado una o muy pocas proteínas antiguas de las proteínas más abundantes del hueso, como el colágeno.

Estos autores pensaban que era posible hacerlo mejor, por lo que trabajaron con las últimas técnicas de espectrometría de masas para estudiar las muestras de un fémur de mamut encontrado en estado congelado en Yakutia, Rusia, en el año 1993.

Este estudio es muy  importante porque es el primero en recuperar un gran número de proteínas antiguas.

Además de colágeno, el equipo identificó una gama de proteínas implicadas en la matriz extracelular del hueso y varias proteínas de la sangre, incluyendo la albúmina. Los investigadores están particularmente entusiasmados por la albúmina porque, a diferencia de colágeno, su secuencia de aminoácidos varía mucho entre las especies, por lo que su secuencia podría ser capaz de ser utilizada para identificar especies o para estudiar las relaciones filogenéticas.

Como era de esperar, las secuencias más estrechamente relacionados con las proteínas del mamut fueron las de los elefantes, pero los investigadores vieron algunas diferencias. Por ejemplo, tenía diferentes aminoácidos en dos lugares en comparación con los elefantes africanos (Loxodonta africana) y asiáticos (Elephas maximus) de hoy dia.

Las secuencias de proteínas no proporcionan tanta información como el ADN, pero que son más estables, por lo que los investigadores esperan que puedan permanecer en muestras antiguas, incluso después de que el ADN se ha degradado.

Por lo tanto la proteómica de muestras antiguas podría proporcionar información sobre la función de las proteínas que no está contenida en el ADN de un animal, e incluso al menos en teoría, usarse para buscar signos de mutaciones que podrían indicar la presencia de enfermedades antiguas.

Referencia

Enrico Cappellini, Lars J. Jensen, Damian Szklarczyk, Aurélien Ginolhac, Rute A. R. da Fonseca, Thomas W. Stafford Jr.Steven R. Holen, Matthew J. Collins, Ludovic Orlando, Eske Willerslev, M. Thomas P. Gilbert, and Jesper V. Olsen. Proteomic Analysis of a Pleistocene Mammoth Femur Reveals More than One Hundred Ancient Bone Proteins. Journal of Proteome Research 2012 11 (2), 917-926.

 

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia