Categoría | Biotecnología

Monos obesos pierden peso con nueva droga que ataca el suministro de sangre al tejido graso

 

En un artículo publicado por la revista Science Translational Medicine, unos monos rhesus obesos perdieron en promedio un 11 por ciento de su peso corporal después de cuatro semanas bajo el tratamiento con una droga experimental que destruye selectivamente el flujo sanguíneo del tejido adiposo.

Los científicos de la Universidad de Texas descubrieron que en los animales tratados con la droga se redujeron tanto el  índice de masa corporal (IMC) como la circunferencia abdominal (cintura). Esto mientras que las tres medidas se mantuvieron sin cambios en los monos de control no tratados. Los estudios por imágenes también demostraron una disminución sustancial en la grasa corporal entre los animales tratados.

Los intentos previos para el tratamiento de la obesidad se han centrado sobre todo en drogas dirigidas a suprimir el apetito o al aumento del metabolismo. Sim embargo, estos esfuerzos han sido obstaculizados por sus efectos secundarios tóxicos. Eln nuevo fármaco, que incluye un agente de recalada que se une a una proteína en la superficie de los vasos sanguíneos de las grasas de apoyo y un péptido sintético que activa la muerte celular.

Los monos son espontáneamente obesos. En las investigaciones preclínicas anteriores, los ratones obesos perdieron un 30 por ciento de su peso corporal con la droga, que ahora se llama Adipotide. La droga actúa sobre el tejido adiposo blanco, el nombre científico para el tipo excesiva de grasa que se acumula bajo la piel y alrededor del abdomen, y es un predictor de la mortalidad y enfermedad.

“La mayoría de los fármacos contra la obesidad no pasan la transición entre los roedores y los primates”, dijeron los autores. “Todos los modelos de obesidad en los roedores son defectuosos porque su metabolismo y el control del sistema nervioso central del apetito y la saciedad son muy diferentes al de los primates, incluidos los seres humanos. Esa es la causa de por qué utilizan un modelo de obesidad de primates que se asemeje a la condición humana.

Los monos rhesus en el estudio fueron “espontáneamente” obesos. Eso quiere decir que no se tomaron acciones extraordinarias tomaron para lograr el sobrepeso, sino que con la misma ingesta de alimentos que se le proporcionan a los otros monos en la colonia se evita que tengan un exceso de actividad física.

Los problemas más amplios de la obesidad en este modelo de primates comparte muchos rasgos fisiológicos asociados con la obesidad humana, tales como el síndrome metabólico, caracterizado por un aumento de la resistencia a la insulina, que puede conducir al desarrollo de diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. La Adipotide  en los monos tratados mostró una marcada mejoría en la resistencia a la insulina.

Por su parte las imágenes obtenidas por Resonancia Magnética (IRM) se utilizaron para medir la grasa corporal abdominal, que se cree que es la zona más peligrosa para los seres humanos para la ganancia de peso en términos de aumento de riesgos de enfermedad. En los monos tratados los niveles de grasa abdominal se redujeron en un 27 por ciento durante el estudio. Los niveles de grasa aumentaron ligeramente en el grupo control.

Referencia

K. F. Barnhart, D. R. Christianson, P. W. Hanley, W. H. P. Driessen, B. J. Bernacky, W. B. Baze, S. Wen, M. Tian, J. Ma, M. G. Kolonin, P. K. Saha, K.-A. Do, J. F. Hulvat, J. G. Gelovani, L. Chan, W. Arap, R. Pasqualini. A Peptidomimetic Targeting White Fat Causes Weight Loss and Improved Insulin Resistance in Obese MonkeysScience Translational Medicine, 2011; 3 (108): 108ra112 DOI: 10.1126/scitranslmed.3002621

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia