Categoría | Biotecnología, Evolución

Muestras abandonadas de los experimentos de Miller dan nuevas pistas sobre el origen de la vida

En su famoso experimento de 1953, un joven Stanley Miller ideó una simulación en el laboratorio de las condiciones químicas en la Tierra primigenia para demostrar que la síntesis espontánea de estos compuestos podría haber sido una etapa precoz del origen de la vida. Así basado en los postulados de Alexander Oparin y John Haldane de que la atmósfera terrestre primitiva estaba compuesta principalmente de NH3, H2O, CH4 y H2. Con esta simulación de las condiciones de la Tierra primitiva y producto de las reacciones químicas logró sintetizar uno de los primeros bloques esenciales, los aminoácidos.

Como buen científico Miller decidió compartir con otros colegas las valiosas muestras obtenidas en su aparato. Gracias al milagroso rescate de algunas de esas muestras experimentales olvidabas durante 50 años han proporcionado nuevas pruebas de que la sopa primordial que dio origen a la vida en la Tierra era más rica de lo sabíamos.

Pero más que 50 años más tarde, Jeffrey Bada, ex alumno de Miller y actualmente en el Istituto Scripps de la Universidad de California San Diego, descubrió las muestras del material de laboratorio de un experimento de Miller realizado en 1958 y las analizó utilizando las técnicas modernas.

El resultado: Un total de 23 aminoácidos y 4 aminas, 7 de ellos compuestos organosulfurados, fueron detectados en estas muestras. Sobre todo estos últimos son llamativos pues Miller en principio no tuvo éxito en la creación de los aminoácidos ricos en azufre hasta la década de 1970. Sin saberlo ya los había logrado en el 1958. En conclusión, los resultados sugieren que existe una gama mucho más variada de compuestos orgánicos en la Tierra primitiva de lo que los científicos se habían dado cuenta.

Para sorpresa el rendimiento de algunos de los aminoácidos es mucho mejor que cualquier experimento reportado por Miller u otros autores. Además, los resultados apoyan la teoría de que los aminoácidos primero fueron creados por el combinación del relámpago y el sulfuro de hidrógeno atmosférico de los volcanes.

También encontraron que los aminoácidos producidos en el experimento de Miller con el sulfuro de hidrógeno son similares a los encontrados en los meteoritos. Esto apoya la hipótesis generalizada de que procesos como los reproducidos en los experimentos de laboratorio ofrecen un modelo de cómo el material orgánico necesario para el origen de la vida es probable extenderlo en el universo y por lo tanto pueden proporcionar las semillas de la vida extraterrestre en otros lugares.

Referencia

Eric T. Parker, Henderson J. Cleaves, Jason P. Dworkin, Daniel P. Glavin, Michael Callahan, Andrew Aubrey, Antonio Lazcano, and Jeffrey L. Bada. Primordial synthesis of amines and amino acids in a 1958 Miller H2S-rich spark discharge experiment. PNAS published ahead of print March 21, 2011, doi:10.1073/pnas.1019191108

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia