Categoría | Antibióticos, Salud

Resistencia a los antibióticos no es sólo genética

La resistencia genética a los antibióticos no es el único truco usado por las bacterias para resistir su erradicación sino también tienen una segunda estrategia de defensa conocida como la persistencia que ayuda a que se produzca una mayor resistencia a los antibióticos.

Los investigadores, en un artículo publicado en el Journal of Medical Microbiology, han demostrado por primera vez que la interacción se produce entre los dos mecanismos para mejorar la supervivencia bacteriana. Los hallazgos podrían conducir a nuevos enfoques efectivos para tratar infecciones de bacterias con resistencia a múltiples fármacos (MDR) .

Las células bacterianas “persisten” temporalmente hiper-resistentes a los antibióticos y son capaces de sobrevivir normalmente los niveles letales de antibióticos sin ser genéticamente resistentes a la droga. Estas células son una causa importante del fracaso del tratamiento sin embargo, el mecanismo detrás del fenómeno de la persistencia es aún incierta.

Los científicos del Centro de Genética Vegetal y Microbiana, de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, encontraron que el número de células persistentes aisladas de las infecciones por Pseudomonas aeruginosa disminuye cuando la población bacteriana muestra la resistencia genética al antibiótico fosfomicina.

P. aeruginosa es un patógeno oportunista humanos y es de las principales causas de infecciones nosocomiales. y puede causar infecciones mortales en personas que sufren de fibrosis quística. La bacteria es conocida por su capacidad para desarrollar resistencia a los antibióticos de uso común y por lo tanto hacer fracasar los tratamientos comunes.

Las células persistentes son un factor importante para el fracaso del tratamiento. Las células persistentes se producen en pequeñas cantidades, pero sin embargo hacen casi imposible eliminar por completo la infección de los pacientes. Como resultado, la erradicación de las infecciones a través de un tratamiento con antibióticos por lo general tarda mucho tiempo, sin emgargo, este trabajo demuestra que el tratamiento con antibióticos también pueden influir en el número de persistentes formados.

Las terapias de co-administración se están desarrollando para tratar las infecciones MDR, en los que las drogas apuntan a las funciones celulares no esenciales y se combinan con antibióticos. Utilizar  la persistencia es una opción atractiva como blanco. Lo ideal sería que tanto las células susceptibles y persistentes sería apuntadas en una sola terapia, pero primero tenemos que entender más sobre la interacción entre la resistencia genética y la persistencia para evitar estimular una o la otra. Desentrañar el mecanismo detrás de la persistencia bacteriana es muy importante ya que nos permita para optimizar los tratamientos de las infecciones bacterianas crónicas.

Referencia

Jan Michiels et al. Pseudomonas aeruginosa fosfomycin resistance mechanisms affect non-inherited fluoroquinolone tolerance. Journal of Medical Microbiology, January 6, 2010 DOI: 10.1099/jmm.0.019703-0

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia