Categoría | Vida extrema

A fin de cuentas el Mar Muerto, tan muerto no estaba

Los microbiólogos del Instituto de Biología de la Universidad de Friburgo han descubierto una desconocida ruta central del metabolismo de los microorganismos. Las formas de vida que utilizan esta vía la usan para sobrevivir en condiciones de crecimiento de mucha sal, como en el Mar Muerto. A fin de cuentas, ni tan muerto estaba el Mar.


Contrariamente a la creencia popular, el Mar Muerto no está muerto. Es una población de microorganismos, la mayoría de los cuales pertenecen al grupo de las arqueas tolerante a la sal. Las Archaeas (del griego archaios, “arcaicas”) se encuentran entre las formas de vida más primordiales en la tierra y han logrado sobrevivir en particular en los ambientes extremos. Un grupo de investigación en Freiburg ha estudiado los procesos metabólicos de estos microorganismos, que previamente habían sido eludido por los biólogos evolutivos.

Los científicos saben desde hace tiempo que las arqueas tolerante a la sal hacen uso de diversos compuestos orgánicos como fuente de alimento con el fin de sintetizar los componentes celulares necesarios para crecer .

A partir de una de los microorganismos tipo encontrados lograron desentrañar los detalles de esta nueva vía metabólica. En el último número de la revista Science, los investigadores describen cómo fueron capaces de descubrir el ciclo entero de la reacción, incluyendo todos sus pasos intermedios, con la ayuda de una variedad de métodos bioquímicos y microbiológicos. El equipo denominó la vía metabólica completa el “ciclo del metil-aspartato.

El concepto de “bricolaje evolutivo” se refiere a la idea de que la evolución no es un ingeniero perfecto con todos los planes de lo que se quiere crear desde un principio. Más bien, los biólogos comprenden la evolución como el encuentro de soluciones improvisadas para resolver problemas acuciantes de cualquier manera que se pueda. Este concepto reciliente, los microorganismos (bacterias y arqueas) lo dominan a la perfección y por eso se han logrado adaptar a vivir tanto tiempo en la Tierra.

Este principio también está trabajando en la aparición de nuevas rutas metabólicas en condiciones extremas, como demustran estos colegas en microorganismos del Mar Muerto.

Referencia

M. Khomyakova, O. Bukmez, L. K. Thomas, T. J. Erb, I. A. Berg. A Methylaspartate Cycle in Haloarchaea. Science, 2011; 331 (6015): 334 DOI: 10.1126/science.1196544

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia