Categoría | Curiosidades, Vida extrema

La progesterona como hormona sexual se remonta a cientos de millones de años atrás

Un nuevo estudio demuestra que los humanos y pequeños animales acuáticos conocidos como rotíferos tienen algo importante en común con los humanos cuando se trata de sexo. El uso de la progesterona esta conservado desde invertebrados hasta los humanos.

Apenas visibles al microscopio, los rotíferos comen algas y sirven principalmente como alimento para los peces pequeños. Sin embargo, determinadas hembras de las especies de rotíferos pueden hacer algo bastante inusual: pueden reproducir asexualmente mediante la creación de clones de sí mismo, o pueden iniciar un proceso que permite la reproducción sexual mediante la producción con rotíferos masculino. En otras palabras, las feminas deciden si usan sexualmente a los machos a los rotíferos masculinos o si prescinden de ellos.

Lo mas increíble de este proceso es que el mediador químico de este cambio de la reproducción asexual a la reproducción sexual resulta ser la progesterona – la misma molécula que también juega un papel vital en la regulación de la reproducción y el desarrollo sexual en los seres humanos y muchas otras especies. El hallazgo de este esteroide sexual y su receptor en los rotíferos simples sugiere que la técnica de señalización de la progesterona se remonta a cientos de millones de años.

“Esto tiene implicaciones evolutivas realmente importantes”, dijo Julia Kubanek, profesor en la Escuela de Biología en el Instituto de Tecnología de Georgia y uno de los principales autores del estudio. “Nuestro estudio demuestra que una misma hormona sexual encontrada en los humanos y los rotíferos se utiliza para dos aspectos muy diferentes de la reproducción.”

El estudio se cree que es el primero en documentar el uso de la progesterona en el linaje de animales simples que incluye rotíferos – quienes no han cambiado mayormente durante millones de años de evolución.

La mayoría de los animales se reproducen sexualmente, un método que nos hace una especie más adaptable al facilitar la eliminación de los genes “malos” y crear nuevas combinaciones de genes potencialmente beneficiosos. Los organismos muy simples, como las bacterias, se reproducen a través de la división celular y son capaces de obtener nuevo material genético del medio ambiente.

Las especies de rotíferos Brachionus Manjavacas de este estudio resultaron ser algo intermedio. Durante la mayor parte del año, la población de rotíferos se compone sólo de mujeres, que se reproducen mediante la creación de clones de sí mismos. Pero cuando las condiciones ambientales son desfavorables  – como la pérdida de sus alimentos las algas – alrededor de un tercio de la población de las rotíferos cambia para la reproducción sexual, que es la única manera de que las criaturas pueden producir óvulos capaces de sobrevivir a través de un largo invierno. En otras palabras, solo necesitan de los machos cuando la cosa se pone dura.

Kubanek y sus colaboradores querían entender lo que provocaba ese cambio, que comienza con la producción de los rotíferos masculinos. El cambio parece depender de una proteína feromona que los rotíferos liberan en el agua para indicar que otros rotíferos están cerca. Cuando la población de rotíferos crece lo suficientemente como para crear una importante concentración de esa proteína, las hembras comienzan a poner huevos que pueden desarrollarse como machos. Una población suficientemente grande como para hacer eso por lo general no se acumula hasta el otoño en América del Norte – cuando el invierno y el fin del suministro de alimentos se encuentran cerca de las algas.

Nada que estas hembras rotiferos sí que utilizan a los machos, según la estación del año y según como vea las condiciones para la reproducción. Todo regulado por la hormona más femenina que tenemos los humanos, la progesterona.

Referencia

E. Paige Stout, James J. La Clair, Terry W. Snell, Tonya L. Shearer, Julia Kubanek. Conservation of progesterone hormone function in invertebrate reproduction.Proceedings of the National Academy of Sciences, 2010; DOI: 10.1073/pnas.1006074107

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia