Categoría | Neurociencias

No existe una región especial del cerebro para el lenguaje

Un nuevo estudio sobre el lenguaje de señas considera que no existe una sola área avanzada del cerebro humano que le da capacidades para el lenguaje más allá de las que posee cualquier otra especie animal.

En cambio, para dar sentido a una frase los seres humanos usasamos varias regiones del cerebro, cada una diseñada para llevar a cabo diferentes tareas primitivas. Dependiendo del tipo de gramática que se utiliza en la formación de una oración dada, el cerebro activará un cierto conjunto de regiones para procesarlo. Algo similar cuando un carpintero escoge de su caja de herramientas el conjunto de estas que le servirán para llevar a cabo los distintos componentes básicos que componen una tarea compleja.

“Estamos utilizando y adaptando la maquinaria que ya tenemos en nuestro cerebro”, dijo el coautor del estudio Aaron Newman. “Obviamente estamos haciendo algo diferente con respecto de los otros animales, porque somos capaces de aprender el idioma a diferencia de cualquier otra especie. Pero no es porque algunos regiones hayan evolucionado especialmente en nuestro cerebro sólo para el idioma, y nada más.”

Para determinar las diferentes regiones del cerebro fueron utilizadas distintas frases con distintos tipos de gramática, y los científicos se centraron en el Lenguaje de Señas Americano por una rara calidad que tiene.

Algunos idiomas (Inglés, por ejemplo) se basan en el orden de palabras en una oración para expresar las relaciones entre los elementos de la oración. Cuando un hablante de Inglés oye la frase “Sally saluda a Bob,” está claro desde el orden de las palabras que Sally es quien esta haciendo el saludo y Bob es la persona que lo recibe y no al revés.

En otros idiomas (español, por ejemplo) se basan en las inflexiones, los sufijos y prefijos de las palabras, para transmitir las relaciones sujeto-objeto, y el orden de las palabras pueden ser intercambiables.

Lenguaje de señas americano tiene la característica útil de que las relaciones sujeto-objeto puede expresarse en cualquiera de las dos maneras – mediante el orden de las palabras o las inflexiones.  Para el estudio, el equipo formó 24 frases y expresó cada una de estas oraciones usando ambos métodos.

Mediante IRM (imagen por resonancia magnética)  vigilaron  las áreas del cerebro que se activaron en el tratamiento de los diferentes tipos de oraciones.

El estudio encontró las distintas regiones del cerebro que se utilizan para procesar los dos tipos de sentencias: aquellas en los que se determinó el orden de las palabras y las relaciones entre los elementos de la oración, y aquellas en los que la inflexión facilitaba la información.

De hecho, al tratar de entender los diferentes tipos de gramática, los seres humanos utilizan las regiones del cerebro que están diseñados para realizar las tareas primitivas que se refieren a la naturaleza de las frases que están tratando de interpretar. Por ejemplo, en una sentencia de orden en las palabras se activan las zonas de la corteza frontal que le dan a los seres humanos la capacidad de poner la información en secuencias, mientras que una sentencia de inflexión se localiza  en partes del lóbulo temporal que se especializan en dividir la información en sus partes constituyentes.

“Estos resultados muestran que la gente realmente debe pensar en el lenguaje y el cerebro de una manera diferente, en términos de cómo el cerebro aprovecha algunos quizá estructuras preexistentes computacionales para interpretar el lenguaje”, dijeron los autores.

Además de proporcionar perspectivas sobre cómo el lenguaje pudo haber evolucionado en los seres humanos, los hallazgos de los científicos tal vez podría eventualmente encontrar aplicaciones en la medicina. Por ejemplo, podría resultar valiosa para evaluar la mejor manera de enseñar el lenguaje a una persona con daño cerebral en ciertas áreas pero no en otros, como a una víctima de un derrame cerebral.

Referencia

A. J. Newman, T. Supalla, P. Hauser, E. L. Newport, D. Bavelier. Dissociating neural subsystems for grammar by contrasting word order and inflection. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2010; 107 (16): 7539 DOI: 10.1073/pnas.1003174107

Artículo escrito por:

- quién ha escrito 581 artículos en bioBlogia.

Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile

Contactar al autor

Enviar respuesta

advert

bioBlogia

Francisco P. Chávez Ph.D
Departamento de Biología
Facultad de Ciencias
Universidad de Chile
microbioblogia [at] gmail.com
http://about.me/bioBlogia

Subscripción bioBlogia